Liderazgo en la gestión de equipos de trabajo en momentos de crisis: Cómo responder al desafío del Covid19 y mantener un equipo orientado a resultados.

Para muchos líderes, la situación de pandemia por COVID19 constituye un desafío adicional a todos aquellos elementos personales a los se cuales debe reaccionar en sus equipos de trabajo.

Esta es una guía que busca brindar herramientas para conservar y fortalecer el equipo con el fin de volver a intentar la cumbre.

Ser emprendedores nos enseña a fijar metas, planificar, trabajar en equipo, ajustar planes y buscar aliados.

Sin embargo, en algunos casos también nos enseña a retroceder ante lo que nos supera para conservar el carácter de equipo.

Tener claros los principios y acuerdos de equipo, nos ayuda a identificar caminos para superar la dificultad que enfrentamos cuando temporalmente renunciamos a una meta.  

Cuando iniciamos una expedición de montaña, siempre partimos con el objetivo claro de alcanzar la cumbre.

Reconocemos la montaña, planificamos, conformamos el equipo, acordamos valores, entrenamos y definimos una estrategia, pensando siempre en alcanzar la cima.

Aventura y lecciones de la montaña para el liderazgo y gestión de resultados en equipo

Como montañistas sabemos que no siempre se alcanza el objetivo y esto es parte esencial de nuestro deporte y de nuestras vidas.

Factores externos o imprevistos internos pueden impedir que el objetivo se alcance.

Si la cumbre siempre estuviese asegurada, el montañismo tendría otro carácter, no sería un deporte de aventura. 

Entre más preparados y capacitados estamos, más altas son las metas. Siempre nos planteamos algo retador.

El deseo de aventura y la búsqueda de resultados nos moviliza. La aventura prodiga aprendizaje y satisfacción, pero debemos evitar ser temerarios.

Sabemos que un resultado distinto del esperado no debe bloquear la posibilidad de seguir soñando, de reincorporarnos para alcanzar el objetivo inicialmente propuesto.

Lo importante es mantener el ánimo y la objetividad para volver a intentarlo.

Sabemos que para volver a intentarlo se requiere coraje, perseverancia, entrenamiento y mucha determinación.

Ante circunstancias que nos sobrepasan lo más importante es reconocer nuestros límites y disponernos a trabajar para superarlos  

Cuando factores externos dificultan nuestro tránsito hacia la cumbre, siempre buscamos exigirnos más, debemos persistir.

En muy contadas ocasiones desistimos, pero a veces nos toca dar media vuelta y revisar las condiciones del equipo para volverlo a intentar.

Estos son los pasos que hemos descubierto en nuestras expediciones de montaña para afrontar nuevamente los retos propuestos. (Ver conferencia Gestión de equipos en situaciones de crisis).

Pasos para que los líderes y logren una gestión de equipo poderosa en Covid19

1. Revisar las capacidades del equipo para enfrentar el nuevo reto

Ante las dificultades enfrentadas en el camino, debemos retornar desde las capacidades de nuestro equipo para intentar de nuevo el objetivo.

En algunos casos la complejidad del camino nos puede obligar a reforzar el equipo con destrezas adicionales, por esta razón debemos buscar aliados.

Cuando tenemos que recomponer el equipo, siempre hay oportunidades para que todos los miembros del equipo demostremos capacidad y voluntad.

Esto anima al equipo y permite ganar confianza ante nuestros coequiperos.

Siempre en la recomposición del equipo, debemos guiar nuestras acciones por la seguridad, el respeto y el bienestar de los miembros.

2. Entender las condiciones emocionales de los integrantes del equipo

Cuando retornamos al Campamento Base, en medio del cansancio y desgaste, debemos mantener el ánimo para reiniciar el reproceso y gestionar así una nueva opción.

No todos afrontamos las situaciones de crisis y la frustración frente al “no logro” de la misma forma.

La acción a realizar aquí es revisar los estados de ánimo, cual es la percepción emocional frente al momento por el cual atravesamos.

Esto sin duda, nos ayudará como equipo a darnos cuenta que compartimos emociones similares y al hacerlo nos hará sentir mucho más fuertes y cercanos.

3. Preparar planes y estrategias flexibles de forma conjunta como equipo

En tercer lugar, sabemos que un buen resultado no estará determinado por la suerte, sino por la conjugación y buen manejo de muy diversos factores.

Por ello debemos entender que retomar la gestión exige planeación, flexibilidad y coordinar una nueva estrategia de manera conjunta como equipo.

Esto exigen revisar el nivel de compromiso de todos los miembros del por el nivel de exigencia y la necesidad de extender nuestros propios límites.

En circunstancias difíciles, con un cierto nivel de desgaste y cansancio debemos hacer uso eficiente de recursos escasos y focalizarnos en estrategias efectivas.

Todo lo anterior, sin olvidar la necesidad de reconocer nuestros límites y establecer acuerdos para la acción.

Y siempre supeditando siempre el interés personal al propósito del equipo, trabajando siempre con los aspectos positivos de cada miembro del grupo.

Debemos siempre estar preparados y dispuestos a que la realidad nos exige modificaciones y ajustes en el plan y en las acciones.

Esto requiere flexibilidad y capacidad de adaptación.

4. Tomar acción

En los momentos críticos debemos pasar de la preocupación a la ocupación, es decir a la acción.

Pero a la acción certera pues el éxito o el fracaso no se delegan. Esto es algo que como líderes de equipo debemos asumir.

Al enfrentar circunstancias de riesgo, debemos ser prudentes. Siempre es difícil discernir entre un movimiento que es atrevido pero manejable y uno que es temerario.

Los resultados y la historia son los jueces; siempre estamos expuestos al error.

Ser conscientes de la posibilidad de equivocarnos, no nos exime de cometer errores, pero si disminuye la posibilidad de cometerlos.

Los montañistas como los empresarios exitosos identificamos los riesgos y nos preparamos para superar los obstáculos. No somos temerarios, pero si amantes de la aventura.

En ocasiones, no es fácil identificar cuando las condiciones nos impiden lograr nuestra meta, y hacen que debemos optar por una segunda opción.

Cuando mayores son los riesgos manejados y las dificultades superadas, mayor es la recompensa y la satisfacción.

5. Ser conscientes de nuestro liderazgo en la gestión de equipos en el Covid19

Los resultados califican al líder y este debe ser consciente de su responsabilidad de tomar o inducir decisiones.

Si bien el consenso constituye una forma de corresponsabilidad, en algunas circunstancias el líder o director de un equipo debe tomar determinaciones unilaterales. 

Un buen líder se pone a prueba en estas circunstancias.

Sin embargo, que una jefatura sea efectiva no solo depende de la capacidad y el liderazgo, sino también de la actitud y el respaldo que le confieran los miembros del equipo.

Abrir chat